El Basset Hound es una raza de antiguo linaje

Basset Hound macho
La mayor parte de las razas caninas cuentan con todo tipo de anécdotas y leyendas alrededor de su origen e historia, y como no podía ser de otra forma, en el caso del Basset Hound a lo largo de su desarrollo como raza nos topamos con todo varios aspectos interesantes que intentaremos desglosar a lo largo del presente artículo.

Aunque la mención a perros de talla pequeña dedicadas al seguimiento de rastros de piezas de caza menor aparece en diversos documentos a lo largo de la historia, la raza tal y como la conocemos hoy en día tiene su origen en Inglaterra en la segunda mitad del siglo XIX, de forma paralela al comienzo de las Exposiciones Caninas, tal y como las entendemos actualmente.

A pesar del origen inglés de la raza, las raíces del Basset Hound proceden realmente de Francia, país en el que desde hacía tiempo se conocía la existencia de las denominadas razas tipo Basset, que hacían referencia a perros de talla pequeña muy apropiados para acompañar a los cazadores de caza menor a pie, y que hoy en día cuenta con varios representantes como el Basset Fauve de Bretaña, Basset Artesiano Normando, Pettit Basset Griffon Vendeano, etc.

En relación a su reducida talla, la primera referencia histórica la encontramos en representaciones gráficas del Egipto de los faraones, en las que se pueden observar a perros de talla baja con proporciones parecidas a las que tiene el Basset Hound, aunque el parecido entre aquellos perros y el Basset Hound actual, tan solo se limita a tratarse en ambos casos de perros de patas cortas.

La convivencia con un Basset Hound es sencilla si seguimos ciertas normas

Basset Hounds adultos

Todos aquellos que hemos tenido la oportunidad de convivir con uno o varios Basset Hound, coincidimos en que es una experiencia irrepetible, difícil de lograr con otras razas, debido a las singularidades del carácter del Basset Hound que aúna una extremada afabilidad y buen carácter junto a una entrañable testarudez y cabezonería, mezcla que quizás solo se da también en el Bulldog Inglés, raza con la que comparte ciertas similitudes en cuanto a comportamiento, no así en morfología, como resulta evidente.

En consecuencia, la tranquilidad y buen carácter del Basset Hound hace que sea muy fácil convivir con uno o varios de ellos, puesto que se llevará bien con todos los miembros de la familia, vecinos, mascotas y en general cualquier ser vivo.

Por otro lado, el Basset Hound es un perro “todoterreno”, por lo que se adaptará muy bien a vivir en la ciudad y dar paseos por calles, parques y zonas verdes cuidadas y también a vivir en el campo, disfrutando de paseos por zonas boscosas, repletas de vegetación.

Cachorros de Basset HoundEl cachorro debe llegar a casa destetado y vacunado. Después de un periodo de adaptación a su nuevo hogar y a los miembros de la familia, empezaremos con su educación, que deberá ser rígida y temprana debido a su tozudez.

Es recomendable que el cachorro lo traigamos a casa en un fin de semana (lo ideal es un viernes por la tarde para así disponer de más días) y de esta forma poder estar más tiempo con él durante los primeros días en casa que son los más difíciles.

Una de las primeras cosas que deberemos hacer es ponerle un nombre a nuestro cachorro. Es posible que ya lo tengamos pensado incluso antes de comprarlo, o que lo decidamos durante el viaje de vuelta a casa acompañados de nuestro cachorro de Basset Hound. A la hora de elegir el nombre, es conveniente seleccionar uno que sea corto y fácil de pronunciar, lo que permitirá que rápidamente nuestro Basset Hound aprenda cuál es su nombre. En Internet existen todo tipo de páginas con listados de nombres para perros, así como numerosos artículos que disertan sobre la materia, aunque en el caso del Basset Hound suele ser habitual que acaben recibiendo nombres o diminutivos de nombres de personas (son muy habituales Blas, Lola, Homer, Pancho, etc..)

El Basset Hound tiene un movimiento suave y grácil

Basset Hound en el campo


Desde sus orígenes el Basset Hound ha sido una raza funcional, seleccionada durante años para poder realizar las funciones de un sabueso, lo que supone que sea necesario que un buen ejemplar de Basset Hound tenga un movimiento que le permita aguantar largas jornadas en el monte, acompañado de una condición física y morfología que permita por un lado proporcionar la suficiente resistencia y por otro un movimiento fácil que suponga un reducido consumo energético.

El interés por el movimiento del Basset Hound lo podemos encontrar ya en los primeros escritos modernos sobre la raza. De esta forma en el libro The Dogs of the British Islands, en el que aparecen los puntos esenciales de la raza que sirvieron para la redacción de su primer estándar, George R. Krehl, uno de las personas que participó activamente en la creación del primer Club del Basset Hound en Inglaterra nos indica lo siguiente:

Recuerdo en particular una hermosa mañana, acompañado por un habitante de Cockayine, me dirigí a Pinner, la pequeña aldea donde se encontraban los caniles [..]. La caza fue un pequeño poema para aquellos que aman las cosas simples; sobre los verdes prados, superando zanjas, a través de los caminos, los hombres del campo detuvieron sus quehaceres y se mesaban la cabeza asombrados cuando la pequeña jauría comenzó a latir alegremente. EL ritmo seguido era un buen trote lo suficientemente rápido para personas no entrenadas […]