La convivencia con un Basset Hound es sencilla si seguimos ciertas normas

Basset Hounds adultos

Todos aquellos que hemos tenido la oportunidad de convivir con uno o varios Basset Hound, coincidimos en que es una experiencia irrepetible, difícil de lograr con otras razas, debido a las singularidades del carácter del Basset Hound que aúna una extremada afabilidad y buen carácter junto a una entrañable testarudez y cabezonería, mezcla que quizás solo se da también en el Bulldog Inglés, raza con la que comparte ciertas similitudes en cuanto a comportamiento, no así en morfología, como resulta evidente.

En consecuencia, la tranquilidad y buen carácter del Basset Hound hace que sea muy fácil convivir con uno o varios de ellos, puesto que se llevará bien con todos los miembros de la familia, vecinos, mascotas y en general cualquier ser vivo.

Por otro lado, el Basset Hound es un perro “todoterreno”, por lo que se adaptará muy bien a vivir en la ciudad y dar paseos por calles, parques y zonas verdes cuidadas y también a vivir en el campo, disfrutando de paseos por zonas boscosas, repletas de vegetación.

No obstante, siempre que llega a Bassetmanía.es cualquier consulta relacionada con la compra de un Basset Hound preferimos contar aquellos aspectos negativos vinculados a la raza, muchos de ellos comunes a otras, pero que conviene tener en cuenta antes de decidirse a incorporar a la familia a un Basset Hound:

  • Un Basset Hound adulto de forma habitual supera los 30 kg. de peso en el caso de los machos y los 25 kg. en el caso de las hembras, por lo que no resulta sencillo cogerlo entre los brazos, aspecto a tener en cuenta si alguna vez está enfermo y vivimos en un piso sin ascensor, o si lo va a sacar a pasear un niño o una persona débil.
  • Los belfos caídos del Basset Hound hace que babee bastante, más en el caso de los machos que de las hembras, por lo que todas las paredes de nuestra casa, tarde o temprano tendrán manchas de babas hasta una altura aproximada de metro y medio.
  • La gruesa piel del Basset Hound produce mayor cantidad de grasa que otras razas caninas, por lo que la descomposición de dicha grasa por las bacterias presentes en la piel de forma natural va a generar un olor más penetrante que otros perros. En ese sentido conviene destacar que el hecho de lavar con mucha frecuencia a un perro para eliminar su olor, acaba ocasionando el efecto contrario, puesto que el organismo tiende a recuperar el equilibrio en la piel produciendo más grasa, que es lo que acaba ocasionando el característico olor “a perro”.
  • Los Basset Hound soportan muy mal la soledad y necesitan compañía, por lo que no es la raza ideal para hogares en los que pasarán la mayor parte del día solos. Dicho inconveniente se puede superar adquiriendo otra mascota, o incluso otro Basset Hound
  • Es una raza testaruda y cabezota, por lo que si queremos un perro extremadamente obediente, no es la raza ideal. Tampoco es buena elección si pretendemos que nos acompañe mientras hacemos footing o vamos en bicicleta, puesto que aunque aguanta perfectamente grandes caminatas, tiene tendencia a seguir el primer rastro que encuentre, y al final seriamos nosotros los que iríamos detrás de él.
  • Le suele costar aprender a hacer sus necesidades fuera de casa más que a otras razas caninas, aunque una vez han aprendido el hábito incluso nos avisarán con gimoteos cuando necesitan salir.
  • Al igual que otras razas de pelo corto, el Basset Hound suelta bastante pelo a lo largo de todo el año, aunque con mayor intensidad en primavera y otoño cuando se produce la muda de pelo, aunque con un cepillado diario se logra minimizar el problema en gran medida.

A pesar de estos inconvenientes la convivencia con un Basset Hound reporta innumerables ventajas y beneficios para aquellos que tenemos la suerte de compartir nuestra vida con uno de ellos, entre las que cabe destacar las siguientes:

  • Es una raza que a pesar de su aspecto triste transmite una gran alegría.
  • Carecen de agresividad, salvo que tenga algún problema de conducta.
  • Aceptan sin problemas a los niños.
  • Son muy sociables.
  • Poseen una inteligencia muy acentuada.
  • Son muy buenos compañeros
  • Son muy divertidos.
  • Poseen un importante carisma.

Raza muy alegre

A pesar de lo que pueda parecer a la vista de su rostro melancólico y triste, los Basset Hound son muy joviales, y transmiten esta alegría a sus propietarios y a los que les rodean.

Así, por ejemplo, los Basset son extremadamente alegres y optimistas, con lo que transmiten esta forma de ver la vida a las personas que conviven con ellos, haciéndolas también felices.

Por otro lado, los Basset suelen proporcionar bienvenidas apoteósicas cada vez que alguien entra por la puerta de casa, por lo que al llegar a casa tras un duro día de trabajo, un recibimiento tipo Basset Hound alegra a cualquiera.

Carencia de agresividad

Por norma general, los Basset no suelen ser agresivos, puesto que son de naturaleza gregaria y confiada lo que garantiza un buen comportamiento frente a las personas y otros animales, salvo casos excepcionales. De esta forma, es infrecuente que un Basset Hound muerda a alguien, lo que los hace altamente recomendables para familias con niños, donde un Basset será un miembro más de la familia.

Tolerancia con los niños

Los Basset Hound toleran con verdadera paciencia los juegos de los niños, y soportarán con estoicismo los habituales tirones de orejas y todo tipo de diabluras de los más pequeños de la casa, lo que hace que sea un perro ideal en casas con niños.

Elevada sociabilidad

Son extremadamente sociables, lo que hace que en los parques vayan a saludar a todos sus congéneres, aunque estos no les hagan ni caso. De la misma forma, también les gusta ir a saludar a las personas, tanto las conocidas como las desconocidas.

Esta sociabilidad tiene sus ventajas y desventajas. Como ventajas cabe destacar que a un Basset se le puede llevar a prácticamente cualquier sitio, sin que plantee demasiados problemas. Como desventajas, la dificultad de dejarle solo en casa durante muchas horas, y sus nulas cualidades como perro guardián.

Inteligencia acentuada

Muchas personas consideran a los Basset Hound como una raza canina poco inteligente, debido fundamentalmente a que son bastante tozudos y les cuesta obedecer ordenes. Pero nada más lejos de la verdad.

Es cierto que cuesta mucho educar a un Basset, pero ello se debe a que la raza ha sido seleccionada para seguir rastros, lo que motiva que deben tomar decisiones de forma autónoma cuando siguen un rastro y por ese motivo ellos mismos deciden lo que más les interesa en cada momento. Sin embargo, esa misma autonomía les confiere una capacidad de decisión que en si misma demuestra un elevado grado de inteligencia.

Muy buenos compañeros

Como animal de jauría, los Basset consideran a las personas que conviven con ellos como compañeros de manada, por lo que siempre estarán pendientes con objeto de estar siempre cerca de una persona en cualquier lugar de la casa.

Por otro lado, los Basset parece que tienen la cualidad de detectar la tristeza de sus propietarios, momento que aprovecharan para dar lo mejor de si mismos e intentar hacernos reír con cualquier tipo de ocurrencia "marca de la casa".

Personalidad divertida

Los Basset son máquinas de fabricar anécdotas, debido al peculiar carácter que tienen. Aprovechan cualquier momento del día para dar la sorpresa o para crear situaciones divertidas, de forma que se ganan con facilidad el cariño de las personas que conviven con ellos.

Carisma

Su expresión facial, su aspecto físico y su forma de andar, confieren al Basset Hound un aspecto señorial y con carisma, como da fe el elevado número de ejemplares que tienen nombres de personas (Blas, Basilio, Mariano, Manolo, Benito, etc.).

Este carisma, hace que a cualquier persona que se cruce con un Basset le llame la atención y se fije en él, momento que suelen aprovechar los Basset para realizar cualquier monería con la intención de conseguir una caricia o una alabanza.

En conclusión, aunque la convivencia con un Basset Hound tiene ciertos inconvenientes, estos se ven superados con creces con todas las satisfacciones que proporciona disfrutar de su compañía, algo que todos los que hemos tenido la oportunidad de disfrutar no olvidaremos jamás, y siempre guardaremos en un rincón especial de nuestro corazón a nuestro primer Basset Hound.

Este artículo fue publicado en la revista El Mundo del Perro, bajo la autoría de Bassetmania.es, que es la página web que nos encargamos de mantener para la difusión en general del Basset Hound.