El calor puede afectar con mucha rapidez a la salud de nuestro Basset Hound

Familia de Basset Hound con cachorros

La llegada del verano supone la oportunidad de pasar más tiempo con nuestro Basset Hound y por tanto de disfrutar aún más de su compañia.

SIn embargo debemos tener en cuenta las particularidades del verano y los riesgos que puede suponer para nuestros compañeros de cuatro patas.

En este artículo proporcionamos cinco consejos básicos que nos ayudarán a que nuestro Basset Hound no sufra grandes problemas derivados del verano.

 

En general es importante conocer que los perros a diferencia de los humanos tan solo tienen la capacidad de sudar en las almohadillas de sus patas y por tanto el principal mecanismo de disipación del calor es mediante el jadeo, circunstancia que deberemos tener en cuenta.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que nuestros Basset Hound tienen también las mismas debilidades que los humanos frente al calor o al sol y por tanto, pueden sufrir daños en su piel o daños en sus ojos cuando incide la luz del sol directamente sobre ellos, o que sus almohadillas se vean dañadas a consecuencia del calor.

Consejo número 1: nunca dejar solo a nuestro Basset Hound en el interior de un coche

Este consejo, que podría parecer básico es necesario destacarlo en primer lugar. Todos los veranos mueren cientos de mascotas en el interior de vehículos, puesto que siempre pensamos que nosotros no vamos a cometer esa imprudencia, pero es suficiente unos pocos minutos con el vehículo estacionado al sol para que un Basset Hound pueda sufrir un golpe de calor.

En ese sentido, a pleno verano la temperatura en el interior de un vehículo puede subir a una tasa de entre 0,7 y 1 ºC/minuto, por lo que en tan solo 10 minutos la temperatura del interior del vehículo puede incrementarse en 7-10 ºC. Además, los cristales del vehículo crean un efecto invernadero en el interior del vehículo, por lo que la temperatura en el interior del vehículo puede ser muy superior a la que existe en el exterior.

Consejo número 2: cuidado con el sol

Al igual que en los humanos, los rayos solares pueden dañar la piel de nuestros Basset Hound, por lo que deberemos evitar pasear con ellos durante mucho tiempo en las horas del día en las que existe una mayor insolación, y además deberemos asegurarnos de que disponen de sombra suficiente en caso de que nuestros Basset Hound pasen el día en el exterior. Los efectos del exceso de sol en nuestros Basset Hound son similares a los que podemos sufrir los humanos: golpe de calor, quemaduras e incluso cáncer de piel. Por tanto si tenemos aprecio a nuestro Basset Hound deberemos tener muy en cuenta este aspecto.

Consejo número 3: agua abundante

Como ya hemos comentado los perros disipan fundamentalmente el calor mediante el jadeo, por lo que en caso de temperaturas muy altas pierden una gran cantidad de líquido mientras jadean y en consecuencia necesitan reponer el líquido perdido para mantener una hidratación adecuada de su organismo.

Además, en cierta medida, si proporcionamos agua fresca a nuestros perros, su ingestión ayudará a reducir la temperatura corporal, puesto que el agua tiene una gran capacidad de refrigeración. 

En caso de que nuestro Basset Hound se encuentre al aire libre durante el día, deberemos renovar el agua de que disponen, puesto que durant el verano en España la temperatura ambiental puede ser de hasta 40 ºC y la temperatura del agua que le proporcionemos puede alcanzar temperaturas superiores a los 30 º C si no la renovamos con cierta frecuencia.

Consejo número 4: cuidado de las almohadillas

Cuando salimos a pasear en verano, el suelo puede estar a temperaturas muy altas, en especial las superficies asfaltadas, que al ser de calor negro absorben mayor radiación solar y por tanto logran alcanzar una temperatura más alta.

Como los humanos andamos con calzado no notamos el calor que desprende el suelo y no nos damos cuenta del sufrimiento que puede ser caminar por una superficie asfaltada a las tres de la tarde en pleno verano.

El exceso de calor desprendido por el asfalto, además de hacer muy desagradable el paseo a nuestro Basset Hound, puede llegar a ocasionarle grandes daños en sus almohadillas. Por tanto lo recomendable es pasear a primera hora de la mañana, o esperarnos a última hora de la tarde o bien pasear por zonas de cesped, que mantiene una temperatura más baja que las superficies asfaltadas o de cemento.

Consejo número 5: parásitos e insectos

Durante la primavera y el verano se produce una explosión de vida. Las plantas florecen y se desarrollan y al mismo tiempo los parásitos externos e insectos se multiplican.

En el caso de los parásitos externos deberemos utilizar los diferentes desparasitantes que ofrece el mercado, tanto pipetas como collares, aunque los collares en el caso del Basset Hound en muchos casos no son del todo útiles puesto que la excesiva salivación y babeo del Basset Hound unido a las arrugas de la papada acaba provocando en muchos casos problemas con los collares.

Por dicho motivo, lo más normal entre los propietarios de Basset Hound es recurrir al uso de pipetas, que debido al tamaño de esta raza deberemos aplicar en la zona de la cruz y en el extremo posterior de la grupa para asegurar una buena distribución del producto.

El uso de pipetas nos ayudará a mantener alejados de nuestro Basset Hound a pulgas y garrapatas, y algunas de ellas también al temido flebótomo (encargado de transmitir el plasmodio Leishmania) o a mosquitos. Sin embargo, a pesar de usar pipetas o collares antiparasitarios, no está de más que en verano y primavera revisemos frecuentemente a nuestro Basset Hound con el fin de detectar la posible presencia de garrapatas y pulgas.

En el caso de los insectos, deberemos tener especial cuidado con las avispas, puesto que al igual que en las personas, además de dolor pueden llegar a causar reacciones alérgicas a nuestros perros con el consiguiente hinchazón. Por tanto si la picadura se produjera en la lengua, cavidad bucal o vias respiratorias podría llegar a comprometer seriamente la supervivencia de nuestro Basset Hound. En consecuencia no está de más disponer de un pequeño botiquín médico para nuestro Basset Hound en el que no falte el conocido Urbason.

También deberemos ser precavidos con otros insectos como las abejas, o la procesionaria del pino, así como con algunos arácnidos, como la araña lobo, escorpiones y alacranes, que pueden causar picaduras de intenso daño en nuestro Basset Hound.

Esperamos que estos consejos sean de ayuda para poder disfrutar de un verano a lo grande con vuestros Basset Hound.