Antes de tener un Basset Hound es importante conocer los motivos para no tener uno

Cachorros de Basset Hound


Hay muchos motivos para compartir nuestra vida con uno o varios Basset Hound (aspecto que trataremos en un futuro artículo de título 12 motivos para tener un Basset Hound), pero también hay muchos motivos para no tenerlo. En este artículo vamos a enumerar y describir de forma resumida los principales motivos por los que NO deberíamos intentar incorporar un Basset Hound en nuestra vida.

A lo largo del artículo se revisarán aspectos como la responsabilidad que supone tener un Basset Hound, los gastos que tendremos que afrontar, la lucha que suponen las babas y pelos que desprenden.

También habrá que tener en cuenta el fuerte olor que tienen los Basset Hound y la ansiedad por separación que pueden llegar a sufrir cuando se quedan en soledad. 

Otros aspectos importantes a tener en cuenta son proporcionarles el ejercicio, higiene y cuidados adecuados, además de ser conscientes de que deberemos hacer frente a enfermedades y posibles accidentes que pueda tener nuestro Basset Hound.

El artículo finaliza con uno de los aspectos más duros que deberemos afrontar durante la convivencia con nuestro Basset Hound.

Cada bloque de cuestiones y aspectos termina con una cuestión que deberemos responder si estamos planteándonos adquirir un Basset Hound. Esperamos que todas estas cuestiones que analizamos ayuden a las personas que están decidiendo incorporar un Basset Hound a sus vidas.

 

1.- Responsabilidad

Tener un perro, y por ende un Basset Hound supone adquirir una responsabilidad adicional en nuestras vidas durante por al menos los 12 siguientes años de nuestra vida (es la esperanza de vida promedio de un Basset Hound, aunque hay ejemplares que pueden llegar a vivir hasta 17 años). Ello supone que cuando planifiquemos nuestras vacaciones deberemos hacerlo teniendo en cuenta que deberemos organizarlas para hacerlas compatibles con nuestro Basset Hound, o bien buscar a alguna persona o establecimiento especializado de cuidado de mascotas que se haga cargo de sus cuidados mientras nosotros estamos fuera.

Del mismo modo, esa responsabilidad adquirida hacia nuestro Basset Hound supone tener un modelo de vida más o menos homogéneo y constante, puesto que los perros y en particular los Basset Hound no llevan demasiado bien los cambios de sus rutinas diarias.
Además, tener un Basset Hound en casa supone el compromiso de ofrecerle la oportunidad de que haga el ejercicio adecuado, que se relacione con otros perros, animales y personas, que reciba una alimentación y cuidados adecuados a su edad y su condición, y en general toda una serie de aspectos en los que nosotros como propietarios somos los principales responsables de proporcionárselos.
Por tanto la pregunta que debemos hacernos antes de decidirnos a adquirir un Basset Hound es la siguiente: ¿estamos dispuestos a responsabilizarnos de nuestro Basset Hound durante toda su vida?

2.- Gastos

La tenencia responsable de un Basset Hound supone hacer frente a numerosos gastos. Deberemos proporcionarle una buena alimentación, y los cuidados veterinarios necesarios (vacunaciones obligatorias, vacunaciones voluntarias, desparasitaciones internas y externas, chequeos y revisiones veterinarias, tratamiento de enfermedades y accidentes, etc..). Todos estos gastos pueden suponer de media en un perro como el Basset Hound un gasto de entre 1.000-1.200 € al año, que multiplicado por su esperanza de vida promedio, supone entre 12.000-15.000 € durante toda la vida de nuestro Basst Hound y eso sin tener en cuenta imprevistos causados por el tratamiento de enfermedades graves de tratamiento costoso.

En consecuencia la siguiente pregunta que debemos formularnos antes de adquirir un Basset Hound es la siguiente: ¿estamos dispuestos o podemos permitirnos gastar la cantidad de dinero que supone disfrutar de la compañía de un Basset Hound?

3.- Pelos

El Basset Hound es una raza de pelo corto, y en principio podría parecer que los pelos no deberían ser un gran problema, pero si pensamos eso estamos muy equivocados.

Con las condiciones climáticas del interior de España un Basset Hound va a mudar dos veces al año, y en la mayor parte de las zonas costeras, un Basset Hound no llegará a completar la muda de pelo y prácticamente estará durante todo el año soltando pelo en cantidades variables.

Además debemos tener en cuenta que debido a su pequeña estatura, es bastante habitual que la mayor parte de Basset Hound vivan en el interior de nuestras casas, a pesar de que por tamaño corporal tiene un volumen equivalente a otras razas de gran tamaño que normalmente viven fuera de casa.

A ello hay que sumarle la abundante piel elástica del Basset Hound y sus numerosos pliegues.

Esta consecuencia hace que el Basset Hound probablemente sea la raza que habitualmente vive dentro de las casas que tenga una mayor superficie de piel, y por tanto probablemente sea una de las razas caninas que mayor cantidad de pelo puede soltar dentro de una casa (hay razas de mayor tamaño, pero lo normal es que vivan fuera de casa, como por ejemplo las diferentes razas molosoides).
Además los pelos del Basset Hound al ser de corto tamaño se clavan en la ropa y textiles que pueda haber en nuestro hogar, lo que significa que es probable que la mayor parte de nuestra ropa acabe adquiriendo una buena cantidad de pelos y que tengamos que barrer o pasar el aspirador con frecuencia en nuestro hogar. La situación llega a tal extremo que es habitual que entre propietarios siempre surja la broma de que dejaron de usar ropa de color negro desde que tienen un Basset Hound en casa (porque los pelos se notan más en ropa de ese color).

Por tanto, debemos formularnos una nueva pregunta: ¿podremos tolerar la continua pérdida de pelo de nuestro Basset Hound en nuestro hogar?

4.- Olores

Este aspecto está bastante ligado al anterior. Como hemos dicho en el anterior punto, la superficie de piel en un Basset Hound es bastante grande y probablemente sea una de las razas caninas que vive de forma habitual dentro de los hogares que mayor superficie de piel tenga.

¿Y por qué hablamos de superficie de piel si este apartado trata sobre los olores?

La explicación es muy sencilla. El olor de los perros procede en gran medida de su piel. La mayor parte de mamíferos tienen glándulas sebáceas repartidas por la piel. Estás glándulas sebáceas segregan grasas que cumplen una importante función, puesto que estas grasas mantienen hidratada la piel y evitan que esta sufra una excesiva desecación, lo que acabaría ocasionando todo tipo de problemas cutáneos.

También es importante destacar que los perros, a diferencia de las personas apenas no tienen glándulas sudoríparas repartidas por su cuerpo (tan solo tienen en las almohadillas de las patas) por lo que su olor corporal procede fundamentalmente de las grasas que recubren su cuerpo.

Las grasas por si mismas no tienen olor, dado que son compuestos de un relativamente alto peso molecular y por tanto no son volátiles, pero si que producen olor los compuestos que se producen por la descomposición de estas grasas realizada por los millones de bacterias que habitan en la piel de los mamíferos (y que también son las responsables del mal olor que desprendemos los humanos). Estas bacterias metabolizan los lípidos (que es así como se denominan las grasas desde el punto de vista químico) en compuestos más sencillos de más bajo peso molecular (como ácidos grasos de cadena corta, aldehídos, cetonas, incluso mercaptanos), muchos de ellos volátiles y que por tanto pueden evaporarse y en última medida acaban siendo los responsables del malo olor que percibimos procedente de un perro.

Por otro lado, todos los que tenemos perro habremos notado que cuando nuestro perro se moja, se acentúa el olor. Esta situación se explica en que el agua es un medio que favorece el desarrollo bacteriano y acelera su metabolismo, lo que significa que los millones de bacterias presentes en la piel de nuestro perro proceden a metabolizar a mayor velocidad la grasa existente y en consecuencia se produce de golpe una mayor producción de compuestos volátiles olorosos procedentes de dicho metabolismo y con ello un incremento en el olor desprendido por nuestro perro.

En este caso, la pregunta que debemos responder es: ¿Estamos dispuestos a tolerar el olor que puede llegar a desprender un Basset Hound?

5.- Babas

Los belfos caidos de un Basset Hound hacen que se acumulen abundantes babas entre sus comisuras, babas que periódicamente son lanzadas al aire con fuertes sacudidas de cabeza de nuestro Basset Hound. Estas babas son lanzadas en todas las direcciones hacia paredes y hacia nosotros mismos, hasta el punto de que en cualquier hogar en el que vive un Basset Hound es frecuente que las paredes de la vivienda estén “decoradas” con bonitas manchas hasta una altura de alrededor de metro y medio.

El principal problema, es que la consistencia y composición de las babas hacen que normalmente quede marca incluso aunque la eliminemos de la pared de forma inmediata, por lo que con el paso del tiempo las paredes de nuestra casa tendrán una buena colección de manchas (que se notan especialmente en caso de que tengamos las paredes de nuestra casa pintadas en colores lisos).

Por tanto, si nos gusta tener una casa bien decorada, con las paredes pintadas en bonitos colores y somos unos obsesos del orden y la limpieza, es bastante probable que tener un Basset Hound en casa no sea la idea más acertada.

En consecuencia, deberemos formularnos una pregunta más: ¿estamos dispuestos a permitir que las paredes de nuestra casa tengan una buena colección de restos de babas?

6.- Ansiedad

Uno de los puntos fuertes del Basset Hound como animal de compañía es su extrema sociabilidad y gran espíritu gregario. Pero este punto fuerte puede llegar a ser uno de sus mayores puntos débiles, y de hecho, la ansiedad por separación que tienen muchos Basset Hound es uno de los principales motivos por lo que sus propietarios deciden dar en adopción a un Basset Hound.

En general, la mayor parte de Basset Hound tienen ansiedad por separación en mayor o menor grado. En muchos casos, esta ansiedad se manifiesta tan solo en que cada vez que volvemos a casa nos reciben con mucha alegría, pero en los casos más extremos, puede suponer que nuestro Basset Hound se pase aullando durante todo el tiempo que estamos fuera de casa y que incluso llegue a tener comportamientos destructivos, rompiendo todo lo que encuentre por nuestra casa.

Por tanto, es un tema serio que debemos tener en cuenta antes de incorporar a nuestro Basset Hound en nuestra vida.

En gran medida, los máximos responsables de que un Basset Hound padezca de episodios graves de ansiedad por separación suelen ser sus propietarios por un manejo inadecuado de su Basset Hound, por lo que para evitar este tipo de problemas es muy importante informarse muy bien sobre la etología del Basset Hound y como se puede trabajar con nuestro perro para evitar problemas de ansiedad por separación.

La principal clave para evitar grandes problemas de este tipo es trabajar con nuestro cachorro desde el primer día, haciéndole ver que tendrá que acostumbrarse a vivir solo y que es algo normal.

El problema de la ansiedad por separación es algo tan extendido (aunque no es algo muy reconocido) que la mayor parte de personas que tienen un Basset Hound al poco tiempo acaban teniendo otro Basset Hound u otro perro, para que haga compañía al primero.

En consecuencia, una nueva pregunta a responder sería la siguiente: ¿estamos dispuestos a trabajar con nuestro Basset Hound para minimizar los problemas causados por la ansiedad por separación, o estamos dispuestos a afrontar su tratamiento en caso de que sufra de ella?

7. Ejercicio

En general todos los perros, y en particular el Basset Hound necesitan ejercicio diario. Ello supone que TODOS los días debemos salir a pasear con él y procurarle largos paseos. Además de hacer ejercicio, estos paseos permiten que nuestra mascota se relacione con otros perros y también con personas, que en una raza tan sociable y gregaria como el Basset Hound es algo que es totalmente necesario.

Habrá días que no nos apetezca porque estemos cansados, otros días en los que haga mal tiempo o un calor infernal, en otras ocasiones lo tendremos difícil porque a lo mejor tenemos algún problema de salud que nos impide procurarle el ejercicio necesario, pero debemos ser conscientes de que debemos proporcionar a nuestro Basset Hound varios paseos diarios.

En hogares donde conviven varias personas es siempre un poco más fácil cumplir con esta obligación puesto que se pueden establecer turnos, o aunque haya una persona que habitualmente se responsabilice de los paseos puede ser sustituida fácilmente por otra persona de la familia en caso de que la habitual no pueda.

Disfrutar de paseos con nuestra mascota es algo a lo que los que tenemos un Basset Hound desde hace tiempo nos parece una ventaja muy importante, pero hay que tener en cuenta que es una obligación que deberemos cumplir todos los días mientras viva nuestro Basset Hound.

Por tanto surge una nueva pregunta: ¿estamos dispuestos a procurar los paseos diarios que necesitará nuestro Basset Hound?

8. Enfermedades

Debemos ser conscientes que nuestro Basset Hound puede enfermar. Habrá enfermedades que requieran muy pocos cuidados y que sean superadas por nuestro Basset Hound en pocas horas, pero habrá otras enfermedades más graves que requieran incluso intervenciones quirúrgicas urgentes (un caso típico es la torsión de estómago). Por ello debemos estar preparados no solo a afrontar el importante coste económico que puede suponer el tratamiento de las enfermedades sino también a la dedicación y trabajo que puede llegar a requerir el cuidado de nuestra mascota durante su convalecencia durante o tras una enfermedad.


En ese sentido, hay determinadas enfermedades que se observan con relativa frecuencia en el Basset Hound que requieren un gran esfuerzo, tanto económico como de dedicación, entre las que cabe destacar la torsión de estómago, las hernias de disco y el glaucoma.

La torsión de estómago puede causar la muerte de nuestro Basset Hound en pocas horas, y es una urgencia veterinaria de extrema gravedad, que en muchos casos requiere intervención quirúrgica, especialmente si ha transcurrido cierto tiempo. Además el porcentaje de mortalidad es bastante elevado, siendo más alto cuanto más tiempo haya transcurrido desde el inicio de la torsión. Contra esta enfermedad tan solo se puede luchar habilitando una serie de medidas preventivas que ya han sido descritas en otro artículo de esta misma página web.

Las hernias de disco no llegan a ser tan urgentes como la torsión de estómago, pero su post-operatorio es complejo y largo, además de que sus consecuencias pueden alterar de forma importante la calidad de vida de nuestra mascota y con ello también a las de sus propietarios. De hecho todas las personas que han tenido que afrontar una operación para solucionar un problema de hernia de disco han manifestado lo complicado y duro que es el post-operatorio. Como medidas preventivas debemos evitar que nuestro Basset Hound se suba al sofá o la cama (el problema realmente se produce al bajar) o que baje escaleras o desniveles importantes. Si además conseguimos que nuestro Basset Hound tenga un tono muscular adecuado (logrado con los paseos diarios) y que no tenga sobrepeso, habremos logrado minimizar en gran medida este riesgo.

En relación al glaucoma, el principal problema es que suele acabar causando ceguera parcial o completa en nuestra mascota, y aunque los perros ciegos se desenvuelven bastante bien, merma en gran medida su calidad de vida. Frente al glaucoma, la única medida preventiva es ser conscientes de que es una enfermedad que puede ocurrir, realizar chequeos frecuentes (especialmente en perros de edad avanzada) y acudir al veterinario a la menor sospecha de cualquier síntoma.

Aparte de estas enfermedades que son más o menos características del Basset Hound debemos ser conscientes de que se puede producir cualquier otro tipo de enfermedad como cáncer, problemas digestivos, hepáticos, neurológicos, cardiacos, etc.

Tras analizar estos aspectos surge la siguiente pregunta: ¿estamos dispuestos a afrontar los costes y los cuidados que pueden llegar a suponer las enfermedades de nuestro Basset Hound?

9. Higiene

Tener un Basset Hound en casa supone proporcionarle una serie de cuidados de higiene mínimos entre los que cabe destacar el cepillado, corte de uñas, baños y limpieza de orejas. A estos cuidados, habría que sumar las necesarias desparasitaciones internas y externas que requiere cualquier perro.

Por tanto, debemos ser conscientes de que deberemos contar con tiempo y con dinero suficientes para poder prestar estos cuidados a nuestro Basset Hound, puesto que además estos cuidados lograrán que se reduzca el riesgo de determinadas enfermedades y además muchas de las acciones vinculadas a los cuidados e higiene diaria ayudarán a que nuestro Basset Hound sea una mascota mucho más sociable, puesto que acciones como el cepillado, corte de uñas o limpieza de orejas hace que desde muy pequeños se acostumbren a que sean tocados por diferentes partes de su cuerpo, y considerarán como algo normal que cualquier persona les pueda tocar.

El cepillado es recomendable hacerlo al menos una vez al día para eliminar los restos de pelo y células epiteliales muertas, además de tonificar la circulación sanguínea en la superficie de la piel. La limpieza de orejas deberemos realizarla al menos una vez por semana y el corte de uñas cada 10-15 días como mínimo para evitar que crezcan demasiado y puedan causar molestia al andar.

En cuanto al baño, con realizar uno cada mes debería ser más que suficiente y las desparasitaciones externas lo recomendable es aplicar una pipeta cada mes (o la frecuencia que indique el fabricante) mientras que las desparasitaciones internas lo habitual es desparasitar cada tres meses (aunque si nuestro Basset Hound sale con frecuencia al campo, puede ser interesante plantearnos cada menos tiempo, variando el tipo de desparasitante, para cubrir el mayor espectro posible de parásitos y minimizar el riesgo de resistencias).

Por tanto, una vez más deberemos plantearnos una nueva pregunta: ¿estamos dispuestos a dedicar el tiempo y dinero que supone la higiene y cuidados habituales de nuestro Basset Hound?

10. Alergias

Las alergias son otro de los principales causas detrás de buena parte de los Basset Hound que se dan en adopción. Debemos ser conscientes que el epitelio de los perros puede causar alergia a algunas personas y como ya hemos visto en apartados anteriores, el Basset Hound tiene mucha superficie de piel por lo que puede llegar a desprender grandes cantidades de células epiteliales.

Por ello, parece claro que si cualquier miembro de la familia padece de determinadas alergias (como por ejemplo asma o alergia a ácaros) deberíamos plantearnos seriamente la conveniencia de traer un Basset Hound a casa, puesto que existe cierta posibilidad de que acabe desarrollando sensibilidad hacia los epitelios caninos. Este planteamiento debe ser mucho más riguroso si cualquier miembro de la familia padece ya de alergia a los perros.

Es cierto que las alergias pueden afrontarse con medicamentos y que un alérgico a los perros puede llegar a convivir con perros, pero también es cierto que para poder lograrlo es necesario realizar un esfuerzo a lo largo del tiempo y que en determinados momentos pueden surgir procesos alérgicos más o menos importantes. En consecuencia muchas veces se compra un Basset Hound a pesar de que sus futuros propietarios son conscientes de que les puede causar alergia, y con el paso del tiempo la situación se acaba haciendo insuperable y se acaba dando en adopción al perro.

Si a pesar de ser alérgicos decidimos dar el paso adelante, o si tenemos un Basset Hound, algún miembro de la familia acaba desarrollando alergia es bueno saber que hay determinadas medidas que pueden llegar a mitigar o reducir el impacto que puede causar esta alergia:

  • Ser muy pulcros con la limpieza, especialmente de todos los objetos (especialmente los textiles) que puedan estar en contacto con nuestro Basset Hound (tanto su propio colchón o cama, como la ropa de los miembros de la familia que más en contacto estén con nuestro Basset Hound).
  • En lugar de barrer, usar aspirador dotado con filtro HEPA o aspiradores diseñados especialmente para eliminar más eficientemente pelos y células muertas de perro
  • Disponer de una habitación o lugar (preferentemente donde la persona alérgica vaya a pasar más tiempo habitualmente) en la que no entre nunca el Basset Hound.
  • Usar purificadores de aire e instalar filtros de calidad en los aparatos de aire acondicionado (si los hubiera), y renovar dichos filtros con frecuencia.
  • Evitar que la persona alérgica se encargue de las labores de limpieza de los lugares donde descansa el Basset Hound y también evitar que se encargue de limpiarlo o cepillarlo.
  • Bañarlo y cepillarlo fuera de casa. El problema del bañado no es el baño en si, pero mientras secamos a nuestro Basset Hound, bien con secador, expulsor o con toalla, acabarán desprendiéndose células epitelilales y pelo que acabarán flotando en el ambiente
  • Hay un producto de una marca comercial que logra neutralizar los alérgenos de las células epiteliales del perro y que puede llegar a ser una buena opción.

Como podemos ver, aunque seamos alérgicos, con cierta constancia y con alguna precaución puede ser compatible la convivencia con un perro, pero es cierto que obliga a tener una disciplina importante y a ciertas limitaciones a la hora de disfrutar de nuestra mascota.

Por tanto, deberemos hacernos la siguiente pregunta antes de decidirnos a vivir con un Basset Hound: ¿estamos dispuestos a convivir con los episodios alérgicos causados por mi Basset Hound o a seguir con nuestro Basset Hound aunque alguien desarrolle alergia?

11. Convivencia

Convivir con un Basset Hound puede ser una experiencia maravillosa, pero también puede crear tensiones y dificultades, especialmente cuando hay problemas, como por ejemplo cuando nuestro Basset Hound no aprende demasiado rápido a hacer sus necesidades fuera de casa o cuando le da por aullar o ladrar a altas horas de la noche.

Debemos ser conscientes que un Basset Hound y un perro en general no son como robots y juguetes, a los que les damos un botón y entonces nos ponemos a jugar con ellos y cuando terminamos podemos desconectarlo hasta el próximo día o el próximo momento en el que queramos jugar. Se trata de seres vivos, y como las personas, los Basset Hound tienen sus rarezas y unos días mejores que otros.

Además debemos tener en cuenta que nosotros somos los máximos responsables de la educación de un perro y que todos nuestros errores en su educación desgraciadamente lo acabará pagando nuestro Basset Hound, hasta el punto que en casos extremos de una mala educación, se acabará dando en adopción al perro, cuando realmente la principal causa de un mal comportamiento de un perro es casi siempre una mala educación de los dueños.

En el caso del Basset Hound su carácter afable hace que sea muy complicado que pueda llegar a tener comportamientos agresivos o dominantes, pero es habitual que haya Basset Hound que estén acostumbrados a pedir comida mientras estamos comiendo (porque previamente algún miembro de la familia le ha acostumbrado a este comportamiento) o que se suban al sofá y no haya forma de que se bajen (también porque se le ha dado rienda suelta a este comportamiento desde cachorros). La educación de un Basset Hound debe ser firme y siempre que podamos utilizando un adiestramiento basado en refuerzos positivos. Con constancia y método lograremos que la convivencia con nuestro Basset Hound sea perfecta, pero debemos ser conscientes que la convivencia con un Basset Hound no siempre es idílica.

Llegado este momento conviene hacernos la siguiente pregunta: ¿estamos dispuestos a convivir con nuestro Basset Hound y a educarlo adecuadamente?

12. Accidentes

Otro aspecto que caracteriza al Basset Hound es su cabezonería y su tendencia a deambular si se le da la oportunidad. La mayor parte de bibliografía sobre Basset Hound recomienda tenerlo siempre vigilado y en caso de que pase tiempo en el jardín tenerlo bien vallado para evitar que se extravíe. De hecho, una causa relativamente abundante de muertes de Basset Hound son a causa de atropellos.

También existe cierta tendencia en muchos Basset Hound de tragar todos los objetos que encuentran y que consideren comestibles, circunstancia que puede acabar ocasionando obstrucciones intestinales e incluso perforaciones en el sistema digestivo.

Además la curiosidad innata del Basset Hound les hace que entren muchas veces en situaciones de riesgo y puedan sufrir traumatismos varios, o incluso electrocuciones por curiosear o mordisquear cables eléctricos

Por tanto, debemos ser conscientes de que deberemos disponer de un lugar habilitado para nuestro Basset Hound que esté bien vallado o cerrado y que además no cuente con objetos o instalaciones que le puedan causar accidentes. Del mismo modo cuando paseemos con un Basset Hound deberemos tenerlo permanentemente bajo vigilancia para evitar que pueda tener un accidente.

En consecuencia deberíamos plantearnos la siguiente pregunta: ¿contamos con un espacio donde mantener seguro a nuestro Basset Hound y estamos dispuestos a vigilarno mientras paseamos con él?

13. Consenso familiar

A veces hay algún miembro de la familia cuyo sueño desde la infancia es poder tener un Basset Hound. Esta claro que esa persona estará dispuesta a cualquier sacrificio con el fin de cumplir dicho sueño y probablemente respondería afirmativamente a todas las preguntas que planteamos en este artículo, pero no significa que todos los miembros de la familia estén dispuestos a admitir todos los sacrificios que conlleva la tenencia de un Basset Hound.

Por dicho motivo, antes de decidir adquirir un Basset Hound es necesario contar con el beneplácito de todos los miembros de la familia y a ser posible su compromiso firme en ayudar en todo lo que sea necesario.

Tampoco está de más consultar con los vecinos (en caso de que vivamos en un edificio de viviendas en altura), puesto que puede ocurrir que haya alguno que sea alérgico a los perros (y por tanto cuando nuestro Basset Hound entre en el ascensor, tarde o temprano ese vecino nos causará problemas), o una persona que tiene pánico a los perros, o vecinos especialmente insoportables que están deseando de buscar cualquier excusa para hacernos la vida imposible y denunciarnos ante el mínimo ladrido de nuestro Basset Hound.

No debemos minimizar estos problemas, puesto que la convivencia con miembros de la familia que están en contra de la llegada de un perro, o las continuas denuncias o reproches de los vecinos puede llegar a convertir lo que era un sueño en una pesadilla. Este tipo de problemas suele ser otra causa habitual de Basset Hound que se dan en adopción.

Por tanto, nuevamente deberemos plantearnos una pregunta más: ¿todos los miembros de la familia están dispuestos a convivir con un Basset Hound y sabemos que tenemos vecinos que recibirán de buen grado a la nueva mascota?

14. Paciencia

Los Basset Hound, aunque adorables, son especialmente tozudos y testarudos, por lo que deberemos tener mucha paciencia durante su educación. Además resultará casi imposible pasear con él sin correa, porque será complicado que obedezca a la llamada (aunque con entrenamiento es posible conseguirlo).

También les cuesta mucho aprender a hacer sus necesidades fuera de casa, lo que puede llegar a ser desesperante para algunas personas, al ver que tras un largo paseo por la calle, nada más entrar en casa decide hacer pis.

En consecuencia deberemos estar preparados para responder a la siguiente pregunta: ¿estamos dispuestos a tener la suficiencia paciencia con nuestro Basset Hound?

15. Afrontar la muerte de nuestro Basset Hound

Si todo transcurre con normalidad, podremos disfrutar de la compañía de nuestro Basset Hound durante muchos años, pero todo lo bueno tiene un final y si somos jóvenes es bastante probable que tengamos que afrontar en algún momento la muerte de nuestro Basset Hound, algo que puede llegar a ser igual de intenso que la pérdida de una persona querida y debemos ser conscientes de ello desde antes incluso de que nuestro Basset Hound entre a formar parte de nuestra vida.

Incluso llegado el caso, si nuestro Basset Hound no tiene una muerte natural, deberemos tomar la difícil decisión de eutanasiarle en caso de que esté sufriendo de una grave enfermedad incurable. No es una decisión fácil y debemos estar preparados.

Si no se ha tenido nunca un perro, puede resultar a llegar sorprendente las emociones que se afrontan tras la pérdida de nuestro compañero. Hay personas que se sienten culpables porque no han logrado hacer todo lo que estaba en sus manos para poder conseguir que su perro viviera más tiempo. Incluso es normal vivir las fases de duelo que se viven cuando perdemos a una persona querida, que normalmente comienzan con una fase de negación en la que no aceptamos la pérdida de nuestro Basset Hound.

Posteriormente se pasa a la fase de enfado, que puede ser con uno mismo o con el resto de personas de nuestro entorno. Dependiendo de la persona se puede llegar incluso a situaciones de auténtica cólera, furia y rabia. Tras la fase de enfado viene la fase denominada de negociación en la que nos volveremos más reflexivos y analizaremos que hubiera podido pasar si hubiéramos obrado e una forma u otra (incluso podemos llegar a plantearnos que quizás no deberíamos haber comprado un Basset Hound años atrás).

A continuación se produce la fase de depresión, en la que nos damos cuenta de que nuestro Basset Hound se ha ido para siempre y que es algo irrevocable.

Finalmente viene la fase de aceptación en la que tomamos conciencia plena de la situación y que debemos intentar recuperar nuestro modo de vida. Normalmente tras esta fase se suele tomar la decisión de comprar otra mascota o de no volver a tener nunca más un Basset Hound. En caso de decantarnos por la primera opción, debemos meditarlo bien y volver a analizar todas las preguntas que planteamos en este artículo.

En este caso, la última pregunta sería: ¿somos lo suficientemente fuertes como para superar bien la muerte de nuestro Basset Hound?

Epílogo

Si has respondido afirmativamente a todas las preguntas, enhorabuena, puesto que es probable que puedas disfrutar intensamente de tu convivencia con un Basset Hound.

Si has respondido que no a cualquiera de ellas, deberías plantearte seriamente renunciar a incorporar un Basset Hound a tu vida y esperar a que tus circunstancias cambien o bien probar con alguna otra mascota o raza de perro que permita disfrutar con total satisfacción de la convivencia con una animal doméstico.